Adaptarse o morir

Por Equipo Ravejob 08/11/2016

La Generación Y (o Millennials) es una realidad. Se estima que en el año 2020 esta generación representará el 40% de los trabajadores de todo el mundo.

La gente que pertenece a esta generación tiene en común el hecho de haber vivido una crisis financiera muy severa en el momento de su entrada al mercado laboral, han sido los primeros en experimentar un cambio tecnológico drástico y pertenecen a un mundo globalizado de forma mucho más exhaustiva que sus predecesores.

Ahora empiezan a ocupar puestos de trabajo, y no debería ser una sorpresa que también trabajen de forma diferente. Pero muchas veces estas diferencias de comportamiento en el trabajo se consideran comportamientos de gente poco trabajadora.

La realidad es que las empresas se tendrán que adaptar a ello. En caso contrario, no dispondrán de la gente cualificada necesaria y acabarán por tener serios problemas.

Inevitablemente esto representa un gran reto para las empresas y no es tarea fácil, ya que este cambio está impactando en la sociedad de una forma apenas vista anteriormente.

La primera medida que toman muchas empresas es tomar los trabajos que están ofertando, hacerlos parecer extremadamente atractivos y gracias a esta técnica conseguir reclutar gente. Esta estrategia funciona en muchos casos, pero normalmente, unos meses después de empezar a trabajar en la empresa, si la proposición de la empresa no ha sido auténtica, la persona inevitablemente abandonará el trabajo, causando daños importantes a la reputación de la empresa y una gran falta de compromiso por parte de la persona que abandona el trabajo.

Las empresas deberían afrontar esta realidad y empezar a tratar este tema de forma completamente diferente.

Esto puede generar conflicto con las generaciones anteriores, identificadas con fuertes jerarquías y una cultura en la que la gente normalmente no expresa sus sentimientos delante de sus superiores. Pero las nuevas generaciones tienden a ver la situación de forma global y no se avergüenzan de decir claramente lo que esperan tanto de sus empresas como de sus managers.

Creando culturas de autonomía

Por último, pero igual de importante, un reciente estudio de la consultora Deloitte, indica que hay un comportamiento común a casi todos los Millennials: quieren ser sus propios jefes. Las empresas deben entender lo que esto significa, y actuar en consecuencia.

Por supuesto, al trabajar para una empresa, no todo el mundo puede ser su propio jefe, pero lo que las empresas sí pueden hacer es crear culturas de autonomía, para que la gente se sienta comprometida y responsable por proyectos relevantes para la empresa.

Por lo tanto flexibilidad, responsabilidad y libertad son palabras clave para crear el balance perfecto entre trabajo y vida privada.

Por Equipo Ravejob 08/11/2016

TAMBIÉN TE GUSTARÁ

Pin It on Pinterest

Shares
Share This